Concha Ortiz

Me llamo Concha Ortiz, amo la comida y todo lo que la rodea. En inglés lo llaman ser foodie, yo inventaría gastro-disfrutona, solo por el amor a las palabras. Durante los últimos veintipico años he trabajado como intérprete de conferencias y maestra de ceremonias (www.conchaortiz.es), disfrutando de lo mejor de varias culturas y entregándome a mi vocación de ayudarlas a entenderse, en la medida que he podido . Tanto en mis viajes de trabajo como en mi tiempo libre siembre ha habido una constante: disfrutar de la comida perfecta. Rozando la obsesión, he dado rienda suelta a mi gran pasión por la comida, ya sea aprendiendo a cocinarla, intentando cocinarla, leyendo sobre cómo cocinarla, buscando ingredientes para cocinarla o bien optando por buscarla en el restaurante perfecto. Pero si hay algo que me gusta más que el placer de comer, es el placer de compartirlo. Y para ello he creado foodilove.

Los ojos y las imágenes de foodilove se llaman Marcelo Ripado Freire, reputado profesional del sector audiovisual. Mi ventana discreta.

Por último, precisamente porque es lo más importante, el equipo de foodilove también lo integran mi hija Paula de trece años y mi hijo Leo de once. Dos paladares valientes y curiosos por la comida que han probado los insectos fritos, han sido cobayas de todas mis creaciones en la cocina (en la riqueza y la pobreza, en la salud y en la enfermedad, etc.) y con quienes tengo el honor y el placer de compartir mesa y opiniones en esta aventura.